S T A T E M E N T

Sobre mí

Me llamaron Alicia porque es un nombre muy "internacional". En palabras de mi madre: "se escribe igual en casi todos los idiomas". Tengo 19 años y vivo en un pueblo residencial cerca de Sevilla, llamado Mairena del Aljarafe.

 

No voy a decir que desde muy pequeña soy una apasionada del cine, porque estaría mintiendo. Con 5 años el único contenido audiovisual que consumía era Winnie de Pooh. Lo que si que es cierto es que, mi entretenimiento no se ha basado solo en jugar a las casitas y a las muñecas, sino que yo jugaba a ser realizadora. Mi hermana pequeña hacía de actriz o cantante y yo dirigía un programa de televisión o de entrevistas (puede verse en el vídeo de abajo). Nos encantaba disfrazarnos y actuar delante de la cámara de mi padre, aunque he de decir que siempre he disfrutado más estando detrás, al mando de la imagen.

 

A los 11 años empecé a grabar videoclips caseros con un grupo de amigos, y fue cuando descubrí la edición. Empecé a familiarizarme con Final Cut Pro X, ya que mi padre tenía el programa descargado en el ordenador y lo utilizaba de vez en cuando para promocionar su trabajo. Yo le observaba constantemente, pues que me parecía muy interesante la unión entre planos y la narrativa audiovisual que se creaba.

 

Con 14 ya tenía mucha soltura con el programa. Sentía que montar era una tarea que no me cansaba, incluso después de horas frente al ordenador. Tener el control del resultado final de un vídeo me apasionaba. Por ello, hablé con muchos de mis profesores, (por aquel entonces cursaba la ESO) para plantear la idea de entregar mis trabajos de forma audiovisual. Así, conseguí que me aceptaran un reportaje sobre la vida de Shakespeare y Cervantes y una entrevista en inglés a un personaje ficticio. Creo que todos los docentes sabían qué era realmente lo que amaba hacer, transmitir con imágenes.

 

A los 16 años me fui a Sevilla capital a cursar el Bachillerato de Artes Plásticas y Audiovisuales. Allí fue donde pude conocerme más a mí misma y mis posibilidades. Tuve unos profesores maravillosos que constantemente impulsaban mi creatividad y mis ganas de crear. Además, realicé varios cortometrajes como trabajos de Cultura Audiovisual, y gracias a ello tuve mi primer contacto con los festivales de cortos de la localidad.

 

Con 18 años ya sabía que la ESCAC era el lugar donde quería llevar todas mis ganas de aprender y mi pasión por el lenguaje audiovisual. Sin embargo, decidí matricularme en un Grado Superior de Realización de Proyectos Audiovisuales con la intención de formarme más y ahorrar durante los 2 años que este grado iba a durar. Sin duda, me ha aportado toda la cultura que me hacía falta; además de la práctica, ya que he podido estar en contacto con cámaras, focos y otros softwares de edición como Adobe Premiere Pro y Adobe After Effects continuamente.

 

El año pasado pude visitar la ESCAC gracias a mi padre, que nos compró a él y a mí 2 billetes de avión a Barcelona de ida y vuelta el mismo día para acudir a la jornada de puertas abiertas. Una vez allí, todo parecía mucho más ilusionante de lo que había imaginado. Tuve claro que estudiar en la ESCAC me iba a cambiar la vida.

 

Siempre he sentido que tengo voz propia. Por ello mi sueño es acabar con los prejuicios que hay sobre el cine español y aportar más presencia femenina en este sector tan duro pero a la vez tan hermoso. Entonces, sí, quiero hacer cine.

Premios y nominaciones

Festival GinesEnCorto

Premio del público por el cortometraje Esclava del Espejo (2017)

16º Certamen Crea Sevilla Joven

Finalista por el cortometraje Esclava del Espejo (2018)

Prensa
Entrevista Radio.MP3
00:00 / 06:21

© 2020 By Alicia Gil

  • Facebook
  • Youtube
  • Instagram
  • Twitter
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Vimeo Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now